pieles no

pieles no
Pieles NO

lunes, 18 de junio de 2018

Historia de un fracaso



La autodestrucción de Urdangarin

El exduque de Palma era la imagen del buen chico, pero se envenenó en un mundo de privilegios y se creyó intocable



Iñaki Urdangarin, a su salida de la Audiencia Provincial de Palma el pasado miércoles. En vídeo: Quién es quién en el caso 'Nóos'. ULY MARTÍN | EPV


El 30 de septiembre de 2000, Iñaki Urdangarin tiene 32 años. Acaba de marcar de penalti el último gol de la victoria de la selección española de balonmano en los Juegos Olímpicos de Sídney. El bronce de España es también su último partido como profesional. En la grada, celebran la victoria su esposa, la infanta Cristina, que sostiene en brazos a Juan, el primer hijo de la pareja; su suegra, la reina Sofía; y el príncipe Felipe, ya un amigo. Urdangarin sabía que su vida no iba a ser la misma, como cualquier deportista que se retira y debe reinventarse. Lo que no sabía es que reinventándose se iba a extraviar irremediablemente y acabaría siendo alguien muy distinto. Alguien que en las próximas horas entrará en una cárcel para cumplir una condena de cinco años.


 “A mí no me han explicado muchas cosas, las he ido aprendiendo sobre la marcha”, le contó años más tarde al juez José Castro en un interrogatorio. Urdangarin perdió su mundo de referencia, el deportivo, para internarse en uno más complejo, el del poder, la aristocracia y los privilegios. Un mundo que disfrutó, pero que también lo envenenó. Ya no era campeón, era duque, aunque no sabía aún en qué consistía eso. Acostumbrado a la rutina de un deportista de élite, al despedirse de su club, el Barcelona, había dicho: “Hay que saber decir adiós. Quiero pensar en mi futuro profesional, y lucharé para que esta nueva etapa sea tan exitosa como la que dejo. Necesito tiempo para formarme. Este es el rol que deseo asumir”. Quería ser también un triunfador en la vida real, no un mero consorte de la infanta.
La construcción de ese nuevo personaje se abre con una etapa de estudios en la que ya surgen las primeras sombras. En la prestigiosa escuela de negocios ESADE hizo en dos años, de 1999 a 2001, lo que normalmente cuesta cinco. Según una reciente investigación del diario ARA, gracias a convalidaciones sorprendentes, obtuvo una licenciatura y un máster en Administración de Empresas. Y eso que en el primer año aún jugaba a balonmano.
 Se dará cuenta muy pronto de que en esta nueva vida no le faltará quien se le acerque para ser su socio o proponerle negocios. Se embarca con varios profesores suyos en aventuras empresariales tan dispares como odontología para deportistas de élite o innovación vitivinícola. En el otoño de 2002 conoce a Diego Torres, otro docente de ESADE, quien después describiría en un libro la impresión que le causó el joven duque: “Se notaba que se sentía un poco limitado en su día a día, que consideraba que estaba trabajando principalmente como comercial. (…) Odiaba las rutinas. Hacíamos buen equipo. Yo observaba y recopilaba datos. Iñaki se empapaba del ambiente y conocía a las personas”. Quería ir a más, aunque era eso, empaparse del ambiente, lo que mejor se le daba. Era justo lo que necesitaba Torres. Registraron Nóos Consultoría Estratégica en una notaría el día de Nochebuena de 2002.


 Ocho años más tarde, en 2010, un juez de Palma, José Castro, se encontrará ese extraño nombre, Nóos, que en griego significa mente o intelecto, en una carpeta casi vacía, con un convenio sospechoso con el Gobierno balear. Había aparecido en un registro en el gran caso de corrupción del polideportivo Palma-Arena. El fiscal Pedro Horrach buscó en el Registro Mercantil las empresas en las que acababa el dinero y se topó con el nombre de Iñaki Urdangarin. Una sociedad era suya, y el resto, de Torres. En agosto de 2011, Horrach mandó un informe a Anticorrupción: “Esto parece un pelotazo de libro”. Baleares, desde luego, era el lugar para un pelotazo en aquellos años, y también Valencia o Madrid, justo los tres lugares donde trabajó Nóos –los tribunales finalmente no han hallado delito en las actividades en estas otras dos ciudades-. Y precisamente lo hizo en los cinco años, de 2003 a 2008, de máximo desenfreno económico, previos al estallido de la crisis. Es en ese ambiente, en esa época, en contacto con ciertos políticos, cuando Urdangarin se transforma en hombre de negocios. Una de las grandes preguntas es si llegó a pensar que aquello era lo normal para un duque de la Casa Real. Si asumió como natural aquella sensación de impunidad que estaba en el aire.
En Palma se vivía el momento más descontrolado del presidente Jaume Matas y su famoso “Hágase”. Ordenaba y se hacía. La ley no era un problema. Nombró director general de Deportes a José Luis Ballester, un excampeón olímpico de vela muy amigo de la familia real –el entonces príncipe Felipe fue a su boda-, y lo eligió por eso mismo. Ese verano, Urdangarin le cuenta a Pepote, como le llaman sus amigos, que el equipo ciclista Banesto busca patrocinador y es una oportunidad para el Gobierno de Baleares. En septiembre juegan los dos con Matas y un empresario una partida de pádel en el palacio de Marivent que resultaría clave. A la hora de las cervezas, pactan el patrocinio, y 300.000 euros para Nóos. Es la escena que resume el escándalo, y el asunto que acarrea el grueso de la condena por prevaricación, malversación y tráfico de influencias.
El duque acababa de inaugurar un nuevo modo de vida, una forma de hacer negocios basada en él mismo, en ser quien era. Ballester en el juicio reconoce: “El objetivo era contratar a Urdangarin y todo lo que viniera de él”. Matas admitió: “Urdangarin era un conseguidor, un intermediario”. Y ha concluido el Supremo: “La ascendencia ejercida (...) fundamentalmente del privilegiado posicionamiento institucional del que disfrutaba, dada su proximidad a la jefatura del Estado, propició que el presidente del Govern decidiera aceptar la propuesta omitiendo los trámites legalmente establecidos”.
 Urdangarin aprende enseguida que el gancho para atraer el dinero fácil y los contactos interesados era la Familia Real. En Nóos también estaba la infanta Cristina, como vocal, y su tutor desde 1993, Carlos García Revenga. Urdangarin sostendría después que los situó ahí porque eran personas de confianza, pero eran como un gran rótulo de neón: Nóos y Casa Real se escribían con la misma letra. Nadie se planteó que aquello era raro. Ni siquiera el propio García Revenga, que se justificó en el juicio: “Una de las cosas que he hecho toda mi vida en la Casa es que yo nunca pregunto si no me dicen”.
 Pero había más. Urdangarin formó al 50% con su esposa la sociedad Aizoon. La infanta estaba inscrita en primer lugar y, según explicó el notario, la idea era que su nombre y su DNI, con el número 14, funcionaran como “escudo fiscal”, aunque no ha quedado acreditado que esta fuera la intención. Contó en el juicio lo que le confió el asesor fiscal de los duques: “Según le habían dicho, porque él se codeaba con altos funcionarios de Hacienda, los DNI del uno al 10 eran de la familia de Franco, y del 11 al 100, de la familia real”. Urdangarin usó Aizoon para no tributar como persona física. Facturaba servicios y sus variados ingresos como consejero o asesor en empresas donde estaba colocado gracias a su posición para no hacer prácticamente nada. También cargaba todo tipo de gastos personales y familiares. Es de hecho una de las causas de la condena por fraude y dos delitos fiscales.
Años después, en su interrogatorio, la infanta tuvo que explicar por qué cargaban a Aizoon gastos como clases de salsa y merengue o libros de Harry Potter. De ahí su condena como partícipe a título lucrativo en malversación y fraude cometidos por su marido, por un valor de 136.950 euros. Urdangarín sufrió para explicar una plantilla ficticia donde figuraban sus empleadas de hogar, familiares y conocidos. Pero entonces nada de esto le parecía anormal o peligroso al matrimonio Urdangarin. Al contrario, la nueva vida del duque de Palma como ejecutivo de éxito estaba perfectamente montada y el mecanismo –relaciones públicas más dinero público- funcionaba como un tiro. Nóos comenzó a organizar congresos sobre temas deportivos: en Valencia en 2004, 2005 y 2006 y en Baleares en 2005 y 2006 –estos dos últimos, que costaron un total de 2,3 millones, han acarreado a Urdangarin y Torres parte de la condena por prevaricación, tráfico de influencias y malversación-. Urdangarin había reinventado su carrera, tenía su sitio en el mundo. En 2004, como culminación de sus ambiciones, el matrimonio se compró un palacete de lujo por 6 millones de euros en el exclusivo barrio barcelonés de Pedralbes, muy por encima de sus posibilidades y con una altísima hipoteca. El rey Juan Carlos les ayudó con un préstamo de 1,2 millones, un detalle controvertido porque, según han opinado luego Castro y Horrach, debería haber significado ser llamado como testigo o incluso imputado, por un posible delito fiscal. A Diego Torres tampoco le iba mal. Como se descubrió luego, había montado una red de blanqueo en el extranjero, donde acabaron 344.000 euros que han acabado sumando dos años de cárcel a su condena.
 El juguete empezó a estropearse cuando Nóos llamó la atención. En noviembre de 2005, un diputado socialista balear, Antoni Diéguez, se pasó por el Illes Balears Forum y se quedó alucinado. ¿Cómo podía haber costado 1,2 millones de euros un congreso de dos días? El 16 de febrero de 2006 convocó una rueda de prensa, y en los titulares ya estaba todo el meollo del escándalo: “El PSOE denuncia supuestos pagos irregulares del Gobierno balear al instituto que preside Urdangarin”. En el palacio de la Zarzuela saltaron las alarmas, y el rey Juan Carlos envió a su asesor jurídico, José Manuel Romero, conde de Fontao, con una orden muy clara para Urdangarin, según recordó luego el duque de Palma ante el juez: “Me dijo que no ostentara ningún cargo de presidencia, no liderara ningún proyecto, no tuviera relaciones comerciales a largo plazo o societarias con el señor Diego Torres, y que me apartara de lo que fueran contrataciones de la administración pública”. La Casa del Rey había olido el peligro. La veloz carrera de Urdangarin empezaba a ser muy aparatosa.
 El duque, que ya no es aquel jugador de balonmano sin experiencia, finge obedecer. Se aparta de Nóos, pero crea una fundación llamada Cultura, Deporte e Integración Social en la que se mantiene en segundo plano. Pero solo para guardar las apariencias. En un correo electrónico, su apoderado le aconseja: “No tienes que dejar muy en evidencia que tú eres el alma mater de la Fundación, (…) nadie puede decir que esta es la fundación de Iñaki”.
 El invento siguió funcionando hasta que, en el verano de 2008, estalla la crisis económica en España. Por circunstancias no aclaradas, Urdangarin y Torres discuten y se separan. La Casa del Rey, que mantenía al duque bajo vigilancia y vivía sus peripecias con aprensión, busca un exilio dorado a la pareja y sus cuatro hijos. Se trasladan a Washington, donde a Urdangarin le han reservado un puesto como presidente de Telefónica en Estados Unidos. Todo parece en calma. Nadie lo sabe, pero aquella carpeta con papeles de Nóos ya ha llegado al juez Castro.
El 7 de noviembre de 2011, la policía irrumpe en la sede de Nóos. Un mes después, la Casa del Rey aparta a Urdangarin de la agenda oficial y empieza a aislarlo. Y a partir de ahí empiezan a pasar cosas hasta entonces inimaginables. En febrero de 2012, Urdangarin baja por la rampa de los juzgados de Palma para declarar por primera vez. Ya era un personaje distinto, una sombra. En abril, Diego Torres se vuelve peligroso: comienza a difundir, de forma dosificada, correos electrónicos en los que revela intimidades del matrimonio y que salpican a la Casa del Rey. La imagen del duque queda definitivamente destrozada. El clima ha cambiado –el incidente del rey en Botswana es en esos mismos días tormentosos de abril de 2012- y a la familia real ya no se le perdona lo que se le perdonaba. El 8 de febrero de 2014, en una escena histórica, la infanta Cristina presta declaración en el juzgado. Responde “no sé” o “no me acuerdo” 550 veces. Cuatro meses más tarde, el rey Juan Carlos abdica. El 12 de junio de 2015, Felipe VI, aquel que 18 años antes aplaudía en Sidney, le retira el título de duque. Cuando llega el juicio, Urdangarin está muy lejos de aquel campeón que era. Ha vendido el palacete de Pedralbes. Es un hombre abatido, que contesta en susurros. Acaba solo en el banquillo con su viejo socio, Diego Torres, al que ha vuelto a unirse en su estrategia de defensa. Ambos argumentarán como último recurso que la Casa del Rey sabía todo y que, por tanto, pensaban que no había nada malo. Es la ruptura total de los exduques con la familia de la infanta. Extraviado definitivamente, su única brújula parece ser salvar a su esposa. Al menos eso lo consigue. En lo demás fracasa. Tras su último partido en Sídney, en lo más alto de su vida anterior, un enviado de EL PAÍS le pidió que se describiera en pocas palabras, y dijo: “Un buen chico, que cree en lo que hace

********************
En este desgraciado asunto ha ocurrido lo que suele ocurrir desde que el mundo es mundo. Algo muy viejo. Los mindundis como el Urdanga y su socio Diego Torres van a la cárcel, pero los que estaban detrás de este turbio asunto eran demasiado poderosos para no quedar exonerados de culpa. Hay que saber leer entre líneas, por decirlo de alguna manera. 
Son los innombrables.
**************************

sábado, 16 de junio de 2018

Historia de la Cruz Gamada

Cruz gamada en una cántiga judía
Su origen. Mucho se ha escrito en términos históricos de la terrible figura de Adolfo Hitler, líder del tercer Reich. Sin embargo, la parte formalmente histórica, la que nos habla de hechos, fechas y nos ofrece un relato meramente descriptivo de lo que ocurrió cuando el nazismo era tema de relevancia mundial no es suficiente. ¿Acaso la primera pregunta que salta a la vista y que posee un significado ocultista no es precisamente el origen del emblema que fue el símbolo del nazismo? La, en muchos textos, llamada infame Svastika, fue y sigue siendo un símbolo temido y aborrecido por muchos a lo largo y ancho del globo… y así debería ser. El primer pensamiento que la persona común tiene cuando ve una svástica es NAZIS. Sin embargo, el símbolo de la svastica se remota a antigüos… muy antiguos tiempos. Y en el camino al descubrimiento del origen de la svastica(swastica, svastika) veremos que su significado y poder místico y mágico fueron las razones por las cuáles los nazis la adoptaron como emblema de su partido y de la ideología expansionista y racista que predicaban. Dejar claro en este punto, que la svástica de los nazis, la svástica sinistrógira, representa al éxito súbito seguido de la destrucción, mientras que la svástica dextrógira, es decir la svástica en sentido inverso, atrae a la espiritualidad y la iluminación interior. La svástica, temida y repudiada por el mundo occidental, tiene amplios significados, muy diferentes al que nos pudieramos imaginar. Comenzando por la distinción entre svástica dextrógira (que gira a la derecha) y la svástica sinistrógira (que gira a la izquierda). Aunque no hay que cometer el error de abrazar la svástica sinistrógira.
Hace muchos años hice un viaje por el Nepal y la India, y cuál no sería mi sorpresa al ver en el primero de estos países muchos camiones con la svástica pintada en colores en la parte delantera. como símbolo de protección.
El el trecho que va de la India a los Himalayas este signo se encuentra por todas partes y también en muchos otros lugares.
En el texto que sigue hay una buena explicación sobre esto.



Cruz gamada nazi




  El geógrafo Karl Houshofer entra en escena Comencemos pues en este camino hacia el origen y significado de la svastika. El significado de la svastika pese a muchas interpretaciones y significados más profundos es “diez mil” o “diez mil verdades”. Representa las diez mil verdades que pertenecen a los misterios del universo invisible y de la cosgomonía y teogonía primordiales. Esto según los budistas y otros grupos de otras culturas alrededor del mundo… sí budistas. ¿Pero qué tienen que ver los budistas con los nazis? Bueno, pues antes de la llegada de Hitler al poder, como se ha señalado, comenzó a rodearse de gente que le ayudó a encumbrarse y que de cierta manera fueron conformando con el mismo Hitler al mando, el futuro escenario del nazismo alemán. Ejemplos de esto son la figura del enigmático Joseph Goebbels, ministro de propaganda del tercer Reich, quien terminó suicidándose junto con su esposa y sus hijos en el búnker de hitler en Berlín; o el encargado de la organización de las SS (Shutz Staffel o fuerzas de protección) Heinrich Himmler. Sin embargo, un personaje no tan conocido es Karl Houshofer, un geógrafo que había viajado por el mundo mientras realizaba ciertos estudios, que conoció a hitler por medio de Rudolf Hess, quien ayudaba a Hitler a escribir sus memorias mientras se encontraba recluido en la cárcel consecuencia del Putsch de Münich (el intento fallido de golpe de estado) . Para los enemigos del régimen nazi, la svástica se convirtió en el símbolo del mal y para las víctimas, en el símbolo del terror. La región del Tíbet, en la china, donde se encuentra el desierto de Gobi, y a donde viajó Karl Houshofer en sus misiones de espionaje, adentrándose en sus misterios. Budismo y Agharthis Karl Haushofer, quien fue un divulgador del lebernsraum (espacio vital, doctrina que predicaba que para el buen desarrollo de la raza alemana se necesitaba más espacio, lo cual se vio reflejado en la meta nazi del expansionismo) fue una de las personas que influyeron en Hitler de manera especial. Había viajado por Asia, a Japón (jugó una pieza clave en la alianza Japón-Alemania) y a la India, ejerciendo funciones de espionaje para Alemania. Sin embargo, llegando a dominar el japonés y el antiguo sánscrito, fue iniciándose en prácticas místicas de ciencias ocultas en estas tierras, sobre todo con los budistas. En aquel tiempo, circulaban leyendas acerca de una misteriosa ciudad subterránea, llamada Agharthis, la cual se decía que estaba habitada por sobrevivientes de la atlantida. La ciudad nació del choque entre las fuerzas del bien y el mal, al termino de la lucha, las fuerzas del bien se fueron hacia una región llamada Shambala mientras que las fuerzas del mal se encaminaron rumbo a Agharthis. Se dice que esta ciudad está escondida en el desierto de Gobi, cerca del tibet. En el corazón de Asia. Aquí podemos apreciar el asa de un balde que fue hallado en un cementerio de barcos de Oseber en Noruega, las svásticas que vemos ahí representan los martillos de Thor, el dios del trueno y la guerra. Houshofer se involucró en profundidad con los budistas, de los que hay 3 tipos: Gorros amarillos. Practican el auténtico Budismo, el despertar del tercer ojo, visten de amarillo marrón y siguen las enseñanzas de Buda en sus ámbito religioso, moral, ascético, de los cuáles se dice son los fundadores de la doctrina. Se cree que usan el símbolo de la svástica dextrógira (que gira hacia la derecha). Gorros Rojos. Practican un Budismo mezclado con tantrismo, que en ocasiones requiere la utilización de una mujer para los ritos. Visten de Rojo. Gorros Negros. Practican con el nombre de Budismo un chamanismo que no era otra cosa sino brujería. Mezcla sacrificios de animales con sexo tántrico. Es la religión más antigua del Tibet y se hace llamar bon, y a sus adeptos se les dice Bonpos o Boenpos. Al contrario de los budistas de gorros amarillos, ellos usan la svástica sinistrógira o cruz gamada, la cuál usaron los nazis y representa a Shiva (diosa de la destrucción). Símbolo hindú donde se ve claramente la forma de la svástica sinistrógira y una referencia a Kali, una diosa de tendencias oscuras. Houshofer practicaba el budismo de gorros negros. Al parecer Houshofer pudo haber influido en Hitler para la selección del símbolo que utilizaría para representar al partido NAZI. Tiempo después se realizaron varias expediciones de los nazis en búsqueda de la misteriosa Agharthis. Aunado a esto, la influencia que ciertos grupos ocultistas como la orden de Thule, que también hacían uso del símbolo pudieron haber influido en su utilización como símbolo del partido Nazi. En breve, se publicará otro artículo acerca de la magia y el ocultismo tras el régimen nazi. La Doctrina secreta de Blavatsky y su aporte al significado de la svástica En la Doctrina Secreta de Blavatsky, se da una interpretación de la svástika. Helena Petrovana Blavatsky fue una ocultista que publicó “La Doctrina secreta”, obra que describe ciertos conceptos acerca de la historia de la humanidad e ideas propias. Se refiere a la svástica de este modo: ” … Los cuatro brazos de la X, o cruz desusada, y de la cruz hermética, indicando los cuatro puntos cardinales, eran bien comprendidos por las mentes místicas de los indos, brahmanes y budistas, siglos antes que se oyese hablar de ello en Europa, pues ese símbolo se encuentra en todo el mundo. Doblaron ellos los extremos de la cruz e hicieron de ella su Svástica, ahora el Wan de los budistas mongoles. Implica ella que el “punto central” no está limitado a un individuo por muy perfecto que sea; que el principio (Dios) está en la Humanidad, y que la Humanidad, como todo lo demás, está en Él, como las gotas de agua en el Océano, estando los cuatro extremos dirigidos hacia los cuatro puntos cardinales, y por tanto perdiéndose en el infinito. (…) Pocos símbolos del mundo encierran más significado Oculto real que la Svástica. Es ella simbolizada por la cifra 6. Lo mismo que ésta, señala en su exterioridad concreta, como sucede con la ideografía del número, al Cenit y al Nadir, Norte, Sur, Oeste y Este, en todas partes se ve la unidad, y a esta unidad reflejada en todo y en cada unidad. Es el emblema de la actividad de Fohat, de la continua revolución de las “Ruedas”, y de los Cuatro Elementos, el “Cuatro Sagrado” en su sentido místico, además del cósmico, por otra parte sus cuatro brazos, doblados en ángulos rectos, están íntimamente relacionados, como se muestra en otra parte , con las escalas Pitagórica y Hermética. El que está iniciado en los misterios del significado de la Svástica, dicen los Comentarios, puede encontrar en ella, con precisión matemática, la evolución del Cosmos y todo el período de Sandhya. También la relación de lo Visible con lo Invisible y la primera procreación del hombre y de las especies. (…) Hubo un tiempo en el que el símbolo oriental de la cruz y el círculo, la Svástica, fue adoptado universalmente. Para los budistas esotéricos y hasta para los exotéricos, chinos y mogoles, significa las “diez mil verdades”. Estas verdades, dicen, pertenecen loa misterios del Universo Invisible y de la Cosgomonía y Teogonía Primordiales. Desde que Fohat cruzó el Círculo como dos líneas de llama (horizontal y verticalmente), las Huestes de los Benditos nunca han dejado de enviar sus representantes a los Planetas, por los cuales tienen que velar desde el principio. Esta es la razón por la que la Svástika es colocada siempre -como en Egipto la cruz ansata- sobre el pecho de los Místicos difuntos. Se la encuentra en el corazón de las imágenes y estatuas de Buda, en el Tíbet y en Mongolia. Es también el sello que se coloca en el corazón de los Iniciados vivos, y que algunos tiene grabado por siempre a fuego en la carne. Esto es, porque deben guardar estas verdades inviolables e intactas, en el silencio y secretos eternos, hasta el día que son percibidas y leídas por sus sucesores escogidos-nuevos Iniciados-dignos de que se les confíen las diez mil perfecciones. Karl Houshofer, el geógrafo que contactó con los bons, o budistas de gorros negros y llevó sus conocimientos a Alemania. Tanto se ha degradado ahora, sin embargo, que muchas veces la colocan en el tocado de los Dioses, los horribles ídolos de los sacrílegos Bhons-los Dugpas o Brujos de las fronteras tibetanas. Sin embargo, nunca puede perder sus propiedades misteriosas. Echemos una ojeada retrospectiva, y la veremos usada igualmente por los Iniciados y Videntes, así como por los sacerdotes de Troya; pues Schliemann ha encontrado muchos ejemplares de ella en el emplazamiento de esta antigua ciudad. Se la encuentra entre los antiguos peruanos, asirios y caldeos, así como en las paredes de las construcciones ciclópeas del mundo antiguo, en las catacumbas del Nuevo Mundo y en del Antiguo, en Roma, dónde -pues se supone que los primeros cristianos se ocultaban con su religión- es la llamada Cruz Dissimulata… “ Desierto de Gobi, donde se presume se encuentra escondida la misteriosa ciudad subterránea de Agharthis. Mein kampf y el simbolismo de la svástica En su obra Mein Kampf, Hitler describió la nueva bandera de los nazis: “En rojo, vemos la idea del movimiento social, en blanco la idea nacionalista, en la svástica la misión de la lucha por la victoria del hombre Ario, y, con el mismo símbolo, la victoria de la idea de trabajo creativo, con el cuál siempre ha sido y seguirá siendo Antisemita” Svástica Dextrógira y Sinistrógira, el bien y el mal Así pues, podemos darnos cuenta de que la svástica dextrógira (que gira a la derecha y no es la que usaban los nazis, sino la empleada en el simbolismo budista verdadero) fue y es, un símbolo de buen augurio, buena suerte, que representaba el poder del sol y su movimiento y atrae la espiritualidad seguida de iluminación interior. También, la svástica como símbolo general, ha sido objeto de una atadura al nazismo, cuando en realidad, se debe de discernir entre la svástica dextrógira y la svástica sinistrógira. La svástica sinistrógira (que gira a la izquierda) es símbolo que atrae el éxito rápido seguido de un final desastrozo… es un símbolo de destrucción. Esta distinción se ha perdido en nuestros tiempos y ahora se trata sólo de odio, razismo y los nazis. Sin embargo talvez con la difusión de esta información, algún día se desligue de las raíces que hoy día la mantienen atada al nazismo, que no es decir que la svástica sinistrógira debería ser aceptada o deseada, pues como se señaló, el simbolismo de la svástica sinistrógira es eminentemente maligno. Mein Kampf, la autobiografía donde hitler explica el por qué del uso de la svástica como símbolo del partido NAZI. La svástica en todo el mundo También se dice que la svástica tiene orígenes muy antiguos, que se le encuentra en una piedra grabada en el curso de la prehistoria cerca de Ikley, en Yorkshire. También en una figura medieval sobre los muros de una iglesia en Sutton, en Bedforshire. También puede observársele en un piso de la catedral de Amiens, en Francia. La svástica también se encuentra en los indios norteamericanos, los aztecas, como ya se ha mencionado anteriormente la cultura hindú, entre los sajones y los nórdicos. Su significado en sánscrito es de “rueda” aunque también está la interpretación “bien por venir”, e indica el movimiento cotidiano del Sol en el cielo y el ciclo anual de las estaciones. Para oriente significa más un símbolo de buena suerte, bienestar y éxito. en la década de los 30’s Rudyard Kipling hizo que quitaran las svásticas de sus libros puesto que la vinculación con el nazismo no le gustaba en absoluto, siendo este un amante de la India que había utilizado la svástica con su significado original de buen augurio. Muestra del rechazo, principalmente a los nazis, pero también a la svástica por el mundo occidental. Principe Harry, reprendido por su disfraz en fiesta real. La palabra sánscrita Ario tiene como significado “noble” y nos llega desde las tribus guerreras de caballeros que aparecieron cerca del mar Caspio tres mil años antes de nuestra Era. Estos son los ancestros culturales de las naciones europeas, del Irán y la India del Norte. Invadieron la India un milenio y medio antes de cristo y colonizaron la Grecia antigua y el Asia Menor. Domaban caballos salvajes, cuidaban ganado y tenían dioses paganos que representaban fuerzas de la naturaleza. Hitler pensaba que los alemanes descendían de aquella raza de nobles guerreros. En nuestro tiempo tal es el rechazo a la svastika y los nazis que tenemos el ejemplo del príncipe Harry que se disfrazó de nazi en una fiesta de disfraces cuya aparición fue ampliamente repudiada en todo el mundo. A continuación tenemos un escrito acerca de la svástica con una interesante descripción del origen de este símbolo. La Svástica y Thule La cruz gamada o svástica, que tiene como centro a la estrella polar mientras la osa menor gira en torno suyo. Por Peter Georgacarakos (Traducción de Hiperbórea) Un aspecto importante y poco conocido del mito polar es su relación con el más antiguo y sagrado símbolo Ario: la svástica (Swastika en sánscrito; Hakenkreuz en alemán; Hakaristi en finlandés; Gammadion en griego y Fylfot en inglés medio). Este símbolo tuvo su origen en las estrellas. La Estrella Polar, o Estrella del Norte, como es más comúnmente llamada, no se encuentra fija, sino que cambia a través del tiempo en ciclos debido a irregularidades en el globo. Un ciclo completo incluye varias estrellas polares diferentes y dura, aproximadamente, 26,000 años. La Svástica fue observada en el cielo sobre el polo por nuestros ancestros en tiempos remotos, cuando la actual Estrella Polar, Polaris, no estaba en la posición en la que se encuentra ahora. Esto puede ser demostrado retrocediendo al tiempo en el que la Estrella Polar para la Tierra era Thuban, comúnmente llamada Alpha Draconis. Cuando Thuban era la Estrella Polar, las constelaciones alrededor de ella parecían rotar en patrones un poco diferentes a los que se observan en la actualidad. Desde la perspectiva de una persona ubicada en el Polo Norte o en sus cercanías, la constelación que ahora es llamada la Osa Menor, era vista cada noche girar en el sentido de las manecillas del reloj alrededor de Thuban. Por supuesto que no se trataba del movimiento de las estrellas, sino de la rotación de la Tierra. Cuando la rotación de la Osa Menor alrededor de Thuban es percibida, se puede notar cómo la constelación marca a la estrella en las cuatro posiciones correspondientes a las cuatro direcciones del espacio, a las cuatro estaciones, etc. La imagen de la svástica aparece de una forma tan clara que es fácil comprender por qué fue utilizada como un símbolo del polo y de nuestro Pueblo. (Ver imagen). El poeta italiano Dante (1265-1321) comentó este fenómeno en su Paraíso: “Imagina la boca de aquél Cuerno (Osa Menor) que empieza en la punta de la estrella, alrededor de la cual gira la rueda primordial“ La relación entre la antigua civilización polar de nuestro Pueblo y el origen de la svástica nos permite ubicar en el tiempo el último periodo en que dicha civilización pudo haber existido. Como se ha mencionado ya, el ciclo de las estrellas polares es de aproximadamente 26.000 años. La Edad de Hielo que hizo al Polo Norte inhabitable empezó aproximadamente en el 60.000 AC. Así que la antigua civilización del polo, Thule, tuvo que haber existido antes del 60.000 AC. Anterior a este tiempo, el periodo del ciclo de la estrella polar que expuso la svástica en el cielo, ocurrió, en consecuencia de lo dicho, cerca del 80.000 AC. Las constelaciones conocidas como La Osa Mayor y la Osa Menor fueron anteriormente llamadas Artkoi. En sánscrito, lengua que la tradición considera originaria de la Atlántida o la derivada más próxima de la misma, estas constelaciones eran llamadas Tula, lo cual puede dar una clave sobre la etimología del nombre “Thule”. Gracias por leer la historia completa!!





concentración nazi

miércoles, 13 de junio de 2018

El Arcángel


Eso parecía el día de su boda con la Infanta Cristina.  Nadie se hubiera por entonces atrevido  a pensar lo que pasaría después, los chanchullos, los robos de guante blanco, todas las burradas que haría el que por entonces llegó a yerno del rey y duque de Palma.
No tenía prácticamente que hacer nada, solamente hacer feliz a la infanta y tener hijos. Tenía estupendos yates a su alcance para jugar a los barquitos, pero al chico no le gustaban ni el mar ni las regatas. Podía irse con su flamante esposa a recorrer el mundo, pero los viajes no le ilusionaban.  Tampoco ir a fiestas y salir en las revistas del papel couché.
Vamos, que se aburría el pobre. No le debía gustar leer. Ni la TV, ni ver el fútbol. Y eso que había sido deportista profesional.
El aburrimiento es la madre de todos los vicios. Podría haber tenido una vida regalada, pero parece que lo único que le motivaba, al fin, era ganar dinero.
Qué gran verdad es que la avaricia rompe el saco. Podría haber tenido una vida fenomenal, y nadie se lo hubiese reprochado. Pero no.
Además, tenía cuando se casó pinta de arcángel, pero todo era falso. El gachó era (con perdón para su madre), un completo hijo de puta.  Cuando la infanta Cristina se encaprichó con él, nadie supo ni ningún periódico tampoco  dijo, que en Barcelona tenía novia formal, una chica catalana.  La pobre se enteró de que le habían quitado el novio por la tele. Desde luego, el disgusto y el asombro debieron ser de antología.
Y como todo se paga en este mundo, el Arcángel paga ahora sus putadas. El rey Juan Carlos le avisó varias veces que abandonase sus turbios negocios, pero no hizo caso. Y así le luce el pelo.
Por tonto y por cabrón.


Esta foto es, claro, un montaje. El que iba preso ese día era un ladrón de los normales, de los honrados. Le llamaban El Lute

Aquí las cosas le empezarían a ir mal




viernes, 8 de junio de 2018

¿Por qué ronronean los gatos?

El gato ronronea cuando se siente bien, pero también cuando se siente mal

En nuestra casa, el ronroneador por excelencia es Kato. Los decibelios de su motor son exagerados, y suele activarlo de buena mañana o antes de dormir, acompañado de cabezazos pidiendo caricias y frotadas por todo el cuerpo o cara.
Es su momento mimoso, y es evidente que todos sus gestos están diciendo: “estoy muy bien, PURRRRRRRRR, estoy genial, PURRRRRRRRRRRRR, dame mimos, PURRRRRRRRRRR”.
El placer de escuchar a un gato ronronear | Foto: mare-wrath.deviantart.com/Con el ronroneo, los gatos segregan una sustancia en el cerebro que  le causa placer denominada endorfina. Es lógico que bienestar y ronroneo vayan de la mano, y hay gatos que repiten este sonido en cualquier momento agradable (al dormirse, al ir a comer…).
Pero esta endorfina también puede actuar como calmante en momentos de dolor. Un gato recién atropellado o que está siendo atendido en un veterinario puede ponerse a ronronear, y ese seguro que no es un momento de placer.
Si bien este ronroneo supone ser un autocalmante del gato, también ha sido interpretado como una manera de pedir un trato social, que no se le haga daño.

El ronroneo nos calma a nosotros

Si el ronroneo es de placer, puede ser un calmante ideal para los humanos. Ponerte a dormir al lado de un gato ronroneando relaja (incluso el ronroneo de Kato que llega a ser un poco estridente).
Hay estudios que demuestran que este ronroneo puede ser positivo para nuestra salud, o movimientos que defienden que la mejor manera de calmar a un bebé es ponerle un ronroneo de gato. Tanto es así que existe una web en que, por dos dólares, te descargas un ronroneo de gato de 40 minutos para ponérselo a tu hijo.
Nosotros preferimos el ronroneo natural. Y tu gato, ¿cuándo ronronea?