pieles no

pieles no
Pieles NO

martes, 24 de mayo de 2016

Los vendedores de Editorial SIGNO, unos gángsters

Muy buenas, quería retomar un tema que se trató de pasada en el 2010, las prácticas abusivas y engañosas de algunas editoriales que venden a domicilio y a crédito, como SIGNO editores o por lo visto, CLUB INTERNACIONAL DEL LIBRO.




 
Os cuento mi experiencia cercana:
El otro día se presentaron en casa de un familiar cercano, de unos 65 años dos personajes de esa empresa. Le dijeron que tenía unos "puntos" acumulados por no se qué compras anteriores, y que tenía que canjearlos por regalos o los perdería.
Ella se asombró mucho de que le dieran algo por nada, pero empezó a elegir regalos, y le decían "coja más, que aún le quedan puntos", y elegía más. Después resulta que le hace un contrato y pone "importe 3.000 y pico euros", (menos mal que se dió cuenta), y ella se echó las manos a la cabeza y le dijo que ni hablar, que le había dicho que era gratis y que rompiera todo.
El comercial entonces probó varias técnicas, de agresividad primero, después de dar pena diciéndo que le iban a echar, etc, al final rebajó la cifra a pagar a 1.300, que incluía la collección de Mortadelo y filemón (ella pensó en regalarselo a los nietos), un sillón abatible (pensó, que bien me va a venir) y una batería de cocina (para la hija). No sé cómo, pero al final ella acabó firmando esas condiciones, no obstante sin dar el nº de cuenta. Al día siguiente le llegaría todo (anda que no se dan prisa para que les cueste echarse atrás).

Cuando nos comentó lo que había hecho empezamos a investigar y descubrimos que estas empresas se dedican a eso, a visitar a gente mayor puerta a puerta en el límite de una cuestionable legalidad aparente, porque venderte una colección de comics, por muy edición coleccionista que sea por 1.300 euros (lo demás son regalos que a saber qué calidad y valor tendrán), es una estafa en toda regla. Cuando me dí cuenta de que iba a pagar esa burrada (y gracias porque me consta que hay gente que ha pagado mucho más), no sabía si reir o llorar, le sale el libro a 130 euros
Le dijimos que no recibiera los regalos, que ni le abriera la puerta, y eso hizo, mandamos un burofax desistiendo de la compra y en esas estamos, a ver si conseguimos salir con buena de esta
¿A alguno le ha pasado algo parecido? Podéis avisar a vuestras personas mayores para que no se dejen engatusar, porque en ningún momento queda claro lo que están comprando, ellos piensan que es todo el lote, y se descubre después el marrón, lo que se compra son libros y lo otro, al ser regalos, no se garantiza calidad ni se especifica bien por lo que te pueden meter lo que les parece.
Gracias por vuestras aportaciones.
 
*******************
 
Esto que podéis leer arriba es una queja de una señora estafada, pero no es la única. En Internet  ver "Prácticas abusivas de venta de Editorial Signo"y podéis encontrar más de cien testimonios. Y eso que son los que no se han avergonzado de reconocer que hicieron el canelo...
Pues a mí hace cuatro días me pasó lo mismo. Hace poco que he enviudado y desde entonces hay gente que se lanza sobre mí como una presa fácil, como hicieron los matones que Editorial Signo tiene a sueldo.
A mí me pasó que tuve que aguantar los mismos métodos "operativos" de esta gentuza: Que si los puntos, que si los regalos...Yo de entrada -que enseguida me arrepentí de haberlos dejado entrar en mi casa, pero es que yo tengo libros de esta editorial, y no sospeché nada raro- se instalaron en mi sala de estar como si fuera suya. Yo de entrada, porque aquella actitud ya no me gustó, les dije que no pensaba firmar nada ni comprar nada, que ya tenía la casa llena de libros. Empezaron con sus métodos, más propios de la Gestapo, casi igual que la señora del primer párrafo: Intentaron que les diera el numero de mi cuenta corriente, me contaron todas las otras milongas. Por entonces hacía casi tres horas que ocupaban mi casa y cuando les decía que se marcharan, que estaban perdiendo el tiempo, me dijeron que pensaban pasarse el día allí, y hasta me propusieron que encargase unas pizzas para comer los tres. Yo cada vez estaba más furiosa. Y uno de ellas, el más chulo,se puso a amenazarme gritando:
-¡Pues tú ahora vas a firmar este contrato, y mañana abrirás a nuestro encargado con los electrodomésticos!!!
-¡No pienso hacerlo, y marcharos ya de mi casa o llamo a la Policía!
El chulo se puso más furioso y me miraba con ojos de odio. Pero yo estaba tanto o más furiosa que él. A mí me subleva que pretendan que haga algo que no quiero hacer.
Me amenazaron, me dijeron que si no pagaba porque mi marido habia dejado cosas sin pagar (mentira, y yo lo sabía)los jueces me echarían de mi casa, se quedarían con mis muebles y todas mis posesiones.
Me dijeron muchas más cosas, todas gritando.
Ya ya estaba hasta las narices y les dije que iba a llamar a la Policía. No me creyeron.
Pero cuando vieron que marcaba el 091 se dieron cuenta de que iba en serio. Cogieron sus bártulos y se fueron corriendo.
Tres largas horas los tuve que aguantar,  no les compré nada porque era un timo.
Lo que no comprendo es que una Editorial como Signo, de la que tengo libros muy bien editados y con buenas fotos, puede entrenar a sus empleados en tácticas como las de la KGB .
En Internet estuve leyendo que cuando hacen esas prácticas se rien mucho entre ellos, y lo pasan pipa aprendiéndose el papel y cachondeándose de los ancianitos-as a los que van a amedrentar.
Me parece vergonzoso que la Policía no los haya sancionado ya, que no les haya cerrado la editorial, pues comozco un señor a quien le dió un infarto después de una de estas maratonianas sesiones.
Muchas personas mayores acaban firmando estos contratos falsos por miedo, o porque no consiguen echarlos de su casa.
Solución: Nunca dar el num. de la CC. y llamar a la Poli. ¡Se van corriendo!
Y lo más importante: Nunca abrirles ni dejarles entrar en casa, por Dios... 
Pero yo, como eran de la Editorial Signo, que la conocía, pensé que eran unos inofensivos vendedores de libros...joder...

No hay comentarios: