Menda

Menda

lunes, 13 de julio de 2009

Chistes de marinos


Un muchacho quiso entrar en la marina y le hicieron un examen:
-¿Cuántas anclas tiene un barco?
-Eeesteee...mmm....once.
-¿Qué?¿cómo que once?
-Sí, ¡es que siempre dicen: Eleven anclas!
-----
Un capitán le pregunta a un marinero:
¿Sabe usted nadar?
-Sí, señor.
-¿Dónde aprendió?
-¡En el agua, señor!
-----
Una vez u marinero fué donde su capitán y le dijo muy asustado:
¡Capitán, capitán, nos hundimos!
-No, chico, que éste es un submarino...
-----
Los Piratas de los Siete Mares.
Este era un barco pirata, y de pronto aparece una fragata inglesa.El segundo de a bordo grita:
-¡Capitán, capitán, una fragata inglesa a babor!
Entonces el capitán da instrucciones:
-¡Arrien las velas, coloquen la bandera pirata, todos a los cañones, sables en mano y tráiganme mi chaqueta roja!
¡PIM,PUM,PAM,! trifulcas, golpes y porrazos y gana la batalla el barco pirata. Al otro día nuevamente grita el segundo de a bordo:
-¡Capitán, capitán, una goleta española a estribor!
-Entonces el capitán grita de nuevo las instrucciones:
-¡Arrien las velas, coloquen la bandera pirata, todos a los cañones, sables en mano y tráiganme mi chaqueta roja!
¡PIM,PUM,PAM,! trifulcas, golpes y porrazos y gana otra vez la batalla el barco pirata. Dos días después el segundo de a bordo vuelve a gritar:
-¡Capitán, capitán,una fragata portuguesa a la proa!
Entonces el capitán grita de nuevo instrucciones:
-¡Arrien las velas, coloquen la bandera pirata, todos a los cañones, sables en mano y tráiganme mi chaqueta roja!.
¡PIM,PUM,PAM,! trifulcas, golpes y porrazos y de nuevo gana la batalla el barco pirata.
Al día siguiente el segundo de a bordo se acerca al capitán y le pregunta:
-Capitán, todos estamos impresionados por sus dotes de mando en la batalla y lo bien que nos ha ido en la mar. Todos entendemos por qué hay que arriar las velas, poner la bandera pirata y demás, pero discúlpeme...¿para qué pide que le traigamos su chaqueta roja?
Y el capitán contesta:
-Elemental, señor Smith; si por infortunio soy herido en la batalla, la tripulación no se desmoralizara porque no se darán cuenta de que estoy herido; de este modo siempre ganaremos la batalla.El Sr. Smith contesta:
-¡Ah, qué interesante.Y qué bien pensado, mi capitán.
Tres días después el segundo de a bordo grita:
-¡Capitán, capitán, dos fragatas portuguesas a babor, tres fragatas inglesas hacia la popa y cuatro goletas españolas por la proa!
Entonces el capitán se rasca la cabeza y grita las instrucciones:
-¡Arrien las velas, coloquen la bandera pirata, todos a los cañones, sables en mano y tráiganme mi pantalón marrón!
-----