pieles no

pieles no
Pieles NO

domingo, 16 de marzo de 2014

Requiem por las bibliotecas

Yo, que siempre he sido de la Galaxia Gutenberg, me entristece ver el ocaso de las bibliotecas de libros de papel. Aunque creo que Internet es un juguete estupendo, le ha dado la puntilla al libro de toda la vida, a veces encuadernado en piel, o en rústica,  que era un gozo para el tacto, la vista y el olfato.

Será porque de pequeña estuve mucho tiempo enferma y no podía entretenerme en otra cosa, he leído muchísimo- Los años que pasé en cama devoré la biblioteca de mi abuelo (menos los libros de derecho) y ya muy joven empecé a hacerme mi biblioteca particular. Mi marido dice que no compre más libros pues en casa tenemos todas las habitaciones, menos el wc, llenas a rebosar. El, que es un poco catastrofista, dice que vamos a hundir el suelo encima de la cabeza de nuestros vecinos.
La verdad es que ahora ya procuro no comprar tantos, pues veo que no voy a tener vida suficiente ni vista necesaria para leerlos todos Pero a veces me es imposible resistirme. . Y es que compro más que los que me da tiempo para leer. Muchas veces tengo varios en marcha.
Tengo que enmendarme.
Espero que cuando yo me muera no los tiren a la basura. Tengo ediciones antiguas valiosas.
Me gustaría que fueran a parar a alguna biblioteca como la March, y los que están en francés, por ejemplo a la Alianza Francesa.

 

No hay comentarios: